| 1 DEJARON SU MANO AMIGA |

Ultimas noticias

El Profesor de Historia de la Medicina en la Universidad de La Laguna, Justo Hernández, aporta algunos de los hechos y características más curiosas de esta enfermedad. Justo hace hincapié en que “el mal de la epilepsia no afecta a la inteligencia, como se pensaba hace algunos años”. El profesor hace un recorrido histórico sobre esta curiosa dolencia. “En la antigüedad esta patología era considerada sagrada, por la única razón de la aparatosidad de sus síntomas. Observar como una persona caía desplomada y comenzaba a contorsionarse, para posteriormente articular algunos sonidos que parecían palabras, pues no era algo muy común. Se asoció rápidamente a la mano de un espíritu o demonio”. 'Epilépticos de la historia' Mucho se ha dicho y escrito sobre algunos personajes históricos que se supone padecieron esta dolencia. Sobre este punto, el profesor de Historia de la Medicina de la Universidad de La Laguna comenta que “algunos líderes políticos, en determinadas épocas aprovecharon la tesitura para autoproclamarse víctimas de este mal, para así legitimar su poder y hacerse considerar un elegido”. Sin embargo hay algunos casos célebres que parecen indicar que realmente padecieron esta enfermedad, “este es el caso de Julio César, el del escritor Fiódor Mijáilovich Dostoyevski o la propia Santa Teresa de Jesús”. Según Justo Hernández González, “el primero que estableció la epilepsia como una patología más, cuyo origen estaba en el cerebro, fue Hipócrates, en el siglo V a.c.”. Todo un adelantado a su tiempo, ya que no sería hasta proximadamente el Renacimiento cuando es aceptado por todos los médicos tal afirmación. “Por lo tanto, la enfermedad de la epilepsia no es más sagrada que las demás enfermedades”, agregó. En cuanto al origen de la enfermedad en muchos de los casos es desconocido, ya que la epilepsia en sí no se trata de una patología sino de un síntoma. En la mayoría de casos se trata de un residuo, de una manifestación de una lesión o enfermedad ya curada pero que queda ahí a modo de cicatriz. De este modo, una lesión sufrida en el parto puede producir ataques epilépticos en la madurez, aunque la lesión esté completamente sanada. Hernández además que “el tratamiento contra la epilepsia está muy avanzado y mientras el enfermo sea consecuente con sus limitaciones y no despiste su tratamiento no tendrá problemas y podrá hacer una vida completamente normal”. Por otro lado, se debe hacer hincapié en que las crisis no producen una disminución de ninguna de las facultades del individuo. Es fácilmente localizable mediante un encefalograma y tras descartar otras posibles causas de los ataques el enfermo no tiene de que preocuparse, siempre y cuando sea responsable y acepte la cronicidad de su dolencia. Cualquier individuo a cualquier edad y bajo cualquier circunstancia puede sufrir esta enfermedad, ya que la puede desencadenar cualquier lesión aunque parezca nimia. Por supuesto, la ingesta de algunas sustancias irritativas, tales como drogas y alcohol pueden desencadenar la crisis, por lo tanto la prudencia y responsabilidad suelen ser los mejores aliados en estos casos. http://www.canariasaldia.com/noticia.php?noticia_id=130504

1 DEJARON SU MANO AMIGA:

 
Ir Arriba